(Claudio Blanco) El intendente Martiniano Molina, en acuerdo con sus principales actores en la gestión comunal, decidió convocar al joven dirigente Facundo Galdós  como Sub Secretario de Industria del municipio de Quilmes. Galdós, de 42 años, no proviene de ningún partido político ni militancia, sino que tiene tras de sí una larga trayectoria en el trabajo en defensa de las PYMEs, lo que lo convierte en un actor fundamental en el trabajo pendiente y por venir en materia del desarrollo industrial del distrito.  Hoy es presidente de la Confederación General Empresaria de la República Argentina Regional Sur (CGERA Sur) e integrante de la Comision Directiva de esa entidad a nivel nacional y Pro Secretario de la Confederación Económica de la Provincia de Buenos Aires (CEPBA), además de otras actividades en entidades similares. Ahora tendrá la compleja tarea de ayudar a las PYMEs de ese distrito y llevar a Quilmes al desarrollo industrial que merece.

UNA VIDA DEDICADA A LA DEFENSA DE LAS PYMES

Cuando conocí a Facundo, hace ya unos cuantos años, lo primero que me contó es el recuerdo vivo de su padre, Horacio Juan Galdós, haciéndose mala sangre en su empresa metalúrgica y verlo morir por estrés, mientras nadie hacía nada por ayudarlo. Desde ese momento, el escuchar y entender a los dueños de pequeñas y medianas empresas -el motor de la economía y los principales hacedores de puestos de trabajo- se lo planteó como un medio de vida. Así, fue moneda corriente que él salvara una y otro comercio o industria sin que, a veces, mediara ni un gracias a cambio. Puso el pecho a las balas sindicales alguna vez, en otras “chapeó” para que algún rodado no quede incautado y la empresa pueda continuar su producción y también se plantó en algún escritorio de alguna metalúrgica parada por algunos delegados que reclamaban una justa y que impedía la producción de la empresa.  Allí medió y destrabó el conflicto, contentando a todos y a favor del trabajo de todos. Tras el fallecimiento de su papá, él dio forma junto a sus hermanos a “JLF”, la empresa del rubro eléctrico con base en la Av. Calchaquí, en Quilmes Oeste.

Lo expuesto no me lo contaron, fui testigo. Por supuesto, las historias de su padre y otras tantas sí me las narró mate mediante, como el haberse dado cuenta de que su mismo padre fue el creador de una institución en defensa de las PYMEs de su Larroque natal, en la provincia de Entre Ríos, recién hace muy poco tiempo, por lo que en algo se explica el gen de su pasión.  No es alocado recibir cada tanto un mensaje de él, no sólo a mi sino a cuanta persona de confianza o no tanta lo rodee, solicitando contactos para un préstamo porque a alguna empresa le están por bajar el martillo. En ese mismo instante, a cualquier hora del día, su agenda detecta a algún funcionario y, sin dudarlo ni pensar en algún costo político, le plantea el problema. Y su gestión vuelve a salvar otra PYME.  Y, de nuevo, el agradecimiento de quien corresponde se hace esquivo. Pero Facundo respira tranquilo por el objetivo cumplido, aunque quienes estamos con él le digamos que nos parece injusto el no reconocimiento a esa gestión.

EL DESAFÍO DE LA GESTIÓN PÚBLICA

Por eso, ésta convocatoria a la gestión pública es un premio a todo el trabajo que él emprendió y que no mide, ni midió jamás, si la empresa a quien ayudar tiene mil, 200, 2 o ningún empleado. La ayuda. Sufre cuando una PYME debe cerrar sus puertas, con todo lo que eso conlleva.  Tras casi 60 días de reuniones y de consultas a todo quien se le cruzara en su camino -amén de su familia-, dio el sí. En el gobierno comunal de Molina con el armado y la experiencia política de su Secretario de Gobierno, el radical Fernando Pérez, no fueron ni lerdos ni perezosos: le dijeron que era él quien debía poner de pie a la industria quilmeña.  Ahora es momento de trabajar, con las asperezas lógicas que tendrá por ser una persona que sienta base en la gestión y que no proviene de ninguna unidad básica, ni porta ninguna boina blanca y mucho menos infla globos amarillos.  Si existiera algún casillero para ubicarlo políticamente, diría que su forma de trabajo, su oratoria y su gestión en defensa de la industria nacional lo ubica entre los ideales radicales de Raúl Alfonsín y el justicialismo puro del General Perón.  Pero lejos de un color político, el nuevo Sub Secretario de Industria de Quilmes planea, trabaja, gestiona. Y lo hace cerca de las empresas, con pasión y lejos de un escritorio con lujos y de vestir traje con tiradores (bueno, lo lució en el cumpleaños de 15 de su hija menor…) y de caros habanos de humo negro.

Desapasionado del fútbol (aunque desde el ascenso de 2014 se hizo seguidor de las transmisiones radiales de cada partido de Defensa y Justicia, otra rareza en una gestión quilmeña), se volvió amante de la radiofonía, a tal punto que escuchó y creyó en quien suscribe en el proyecto de Radio Empresaria 92.5, que emite desde el Cruce Varela.  Ahora encara su primer desafío público desde la Sub Secretaría de Industria de Quilmes, coordinando áreas como la de Emprendedorismo, entre otras.  Hasta el  intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra, lo felicitó y le deseó éxitos de manera personal.

Si hay algo que distingue a ciertos gobiernos comunales, como el de Quilmes, respecto al gobierno central de Cambiemos es que amalgaman funcionarios con experiencia política probada, como el mencionado Pérez (hijo del exintendente Fernando Pérez Gresia) y el papá del propio intendente Molina (un dilatado dirigente peronista local), con otras que son expeditivas y exitosas en su metié, como es el caso de Facundo en el área de Industria.

Una radiografía inicial, indica que a Facundo Galdós se le bifurcarán los caminos en su gestión: por un lado le será fácil, porque se mueve entre las empresas locales como pez en el agua; y por otro, deberá aprender en clases aceleradas los vaivenes propios de la política, en su más profundo sentido de la palabra. De él y de la libertad que le den en elegir a sus colaboradores más cercanos dependerá ésta patriada, no sin saber las logicas heridas que puede ello provocar en algunas personas que respnden a instituciones de larga data y que transitaron todos los signos políticos que lideraron el distrito.

La confianza del Jefe Comunal ya la tiene. La bandera de largada fue hace horas, con la firma del decreto de Martiniano Molina. Ahora es tiempo de trabajar para saber si los caminos mencionados se encontrarán dentro de algún tiempo. Que sea con suerte.  Solo eso, porque la idoneidad y la capacidad ya la tiene ampliamente probada y aprobada.

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.