(Radio GBA / Página.12) Los 40 años del golpe cívico militar del 24 de marzo de 1976 fueron recordados con masivas marchas a Plaza de Mayo en las que confluyeron independientes, agrupaciones políticas, sociales y defensoras de los derechos humanos, mientras que los partidos que integran el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) marcharon por separado. Entre las organizaciones presente, estuvo la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo que lidera el varelense Christian Miño.

La concentración de la marcha central comenzó a las 14 en la intersección de las avenidas De Mayo y 9 de Julio, donde se ubicaron Unidos y Organizados, La Cámpora, el Movimiento Peronista 26 de Julio, sectores del Partido Justicialista bonaerense, el Partido Comunista, Peronismo Militante, y columnas de Nuevo Encuentro, entre otras agrupaciones. La mayoría de las pancartas y banderas de estas corrientes exhibían las imágenes de Néstor Kirchner y Cristina Fernández y en el caso del Movimiento Peronista de Liberación, el rostro del papa Francisco.

Algunos manifestantes lucían remeras con la leyenda “yo soy el 49 por ciento”, en alusión al porcentaje de votos que obtuvo el Frente para la Victoria en el balotaje de las elecciones presidenciales. Mientras se vendían banderas argentinas y remeras con leyendas alusivas al golpe militar y a “El Eternauta”, numerosos manifestantes pegaban en los árboles y paredes afiches donde rechazaban la visita del presidente norteamericano Barack Obama a la Argentina.

Por la avenida 9 de Julio marchó la corriente Túpac Amaru reclamando la libertad de Milagro Sala, cuya liberación también fue exigida por la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, desde el escenario que se montó en la plaza de espaldas a la Casa de Gobierno.

Los integrantes de la publicación “La Garganta Poderosa”, a su vez, colocaron en las cercanías de la Plaza de Mayo advertencias sobre el accionar de la policía y contra el Protocolo de Seguridad. En el centro de la Plaza de Mayo, y antes de que llegaran las numerosas columnas, un gigantesco muñeco con forma de esqueleto y vestido como el “Tío Sam” era fotografiado por turistas extranjeros que se acercaron a presenciar los actos.

Las murgas provenientes del conurbano bonaerense pusieron colorido a las marchas, pero también algunas de ellas recordaron la represión sufrida por los miembros de una de esas agrupaciones en el Bajo Flores por parte de efectivos de la Gendarmería.

Cerca de las 17 era prácticamente imposible ingresar a la plaza por la multitud que se había congregado, y algunas corrientes como “La Néstor Kirchner”, que encabeza el ex secretario de Comercio, Guillermo Moreno, debieron quedarse en las cercanías del Congreso. Moreno y el ex jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, acompañaron a la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, a bordo de un micro que partió de la sede de la Asociación hacia la plaza, donde cumplieron su tradicional ronda de los jueves y prometieron quedarse en el lugar hasta el amanecer.

Una de las consignas centrales que se repitieron a lo largo de la marcha fue “Vamos a Volver”, que cobró volumen al finalizar el acto, tras la lectura del documento elaborado por las organizaciones defensoras de los derechos humanos.

Poco después, al promediar la marcha central, se movilizaron desde la Plaza de los Dos Congresos las columnas del Partido Obrero, Izquierda Socialista y Partido Socialista de los Trabajadores, integrantes del FIT, que a pesar de las negociaciones que se mantuvieron hasta las últimas horas de ayer para realizar un acto conjunto, decidieron realizar uno propio.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.